SILLAS DE NIÑO PARA BICICLETA

¿QUÉ BUSCAS EN UNA SILLA DE NIÑO PARA BICICLETA?

¿QUÉ BUSCAS EN UNA SILLA DE NIÑO PARA BICICLETA? Llega el buen tiempo, quieres disfrutar de actividades al aire libre y tienes un niño pequeño. Nada más agradable para ambos como un paseo en bicicleta ¿o no? Como todo lo que tiene que ver con niños pequeños, e insistimos mucho en sillas de niños, para que la experiencia sea placentera deberá primar la seguridad y la comodidad, por tanto, antes de lanzarte a comprar una silla para bicicleta medita sobre los consejos que te damos a continuación, y elige la silla adecuada a tus deseos.

¿QUÉ TIPOS DE SILLAS PARA BICICLETA HAY?

¿QUÉ TIPOS DE SILLAS PARA BICICLETA HAY? Básicamente, por lo que se refiere a los tipos de sillas, podemos dividir las sillas para bicicleta en dos grandes grupos: a) Delanteras y b) traseras. Obviamente, dentro de cada grupo existen muchos modelos con características diferentes y solo a ti te corresponde analizar esas diferencias, valorar los pros y contras de cada modelo y elegir en consecuencia. Sí es importante que sepas que, aunque técnicamente puedas instalar dos sillas portabebés en la misma bicicleta, solo se puede llevar a un niño a la vez.

¿SON MEJORES LAS SILLAS PARA BICICLETA DELANTERAS O TRASERAS?

¿SON MEJORES LAS SILLAS PARA BICICLETA DELANTERAS O TRASERAS? No podemos hablar de mejor o peor sistema, puesto que cada circunstancia, aconsejará un modelo u otro, fundamentalmente la talla y peso del niño así como su carácter más tranquilo o más inquieto. Sin embargo, nos permitimos citar algunos argumentos a favor y en contra de cada modelo: Silla para bicicleta delantera: a favor: al principio te sientes más seguro porque ves al niño, es más fácil hablar con él y te parece que va más entretenido porque no le tapas. En contra: con según qué modelos incomoda el pedaleo. También hay gente que opina que el niño está más desprotegido del viento por lo que puede estar más a disgusto y acabar rechazando la bicicleta. En niños más grandes resulta más difícil de manejar la bicicleta. Si el niño es grande puede meter un pie en los radios.

Silla para bicicleta trasera: a favor: existen más modelos de sillas, y son más fáciles de instalar en la mayoría de los casos, es más seguro en caso de caídas y puedes llevar a niños más mayores que en las delanteras. En contra: hay niños que se aburren de mirar la espada de sus papás, y hay padres que prefieren tener a la vista a sus hijos y poder conversar con ellos

En cualquier caso, te decantes por el modelo de silla portabebé delantero o trasero, lo que no debes pasar por alto, como decimos es la valoración de la seguridad y comodidad de cada modelo.

A. SEGURIDAD DE LA SILLA DE BICICLETA PARA NIÑOS

A. SEGURIDAD DE LA SILLA DE BICICLETA PARA NIÑOS Por lo que respecta a la seguridad, deberás corroborar que la silla de bicicleta se encuentra homologada a la normativa europea de seguridad la norma UNE-EN 14344:2005. Además de ello, hay otras características que inciden de forma notable en la seguridad como son que disponga de respaldo, apoyabrazos y apoyapiés, que sea regulable para que pueda irse adaptando al crecimiento del niño y que disponga de arnés de seguridad. Evita sillas minimalistas que, obviamente, son menos voluminosas, pero no sujetan al niño y pueden ocasionar situaciones de riesgo. No caigas en la tentación de adquirir una silla portabebé para bicicleta sin respaldo ni arnés de seguridad.

B. COMODIDAD DE LA SILLA DE BICICLETA PARA NIÑOS

B. COMODIDAD DE LA SILLA DE BICICLETA PARA NIÑOS Una vez decidido el sistema -delantero o trasero- y claras las medidas de seguridad que buscamos en nuestra silla de bicicleta para los niños, podemos añadir el plus de comodidad, tanto para los niños como para los padres, es decir, una silla amplia, confortable, de fácil instalación y que no nos afecte a la maniobrabilidad. En muchas ocasiones vas a llevar la bicicleta sin el niño y, en estos casos, agradecerás que sea fácil de quitar, o que no te estorbe en el manejo.

ÚLTIMAS RECOMENDACIONES A TENER EN CUENTA CON TU BICICLETA PORTABEBÉS

El uso del casco es obligatorio, y en este aspecto, es bueno educar con el ejemplo, si el adulto lleva casco será más fácil que el niño lo asuma como algo normal y deje de verlo como un artilugio molesto. Analiza bien las características de cada silla, su homologación y, sobre todo, los límites de edad y peso. Según la normativa no pueden llevarse niños mayores de siete años ni de peso superior a 22 kilos, pero hay sillas que no pueden abarcar todo este rango, especialmente las de sistema de anclaje delantero.